Un viaje interior

Playa de los jardines (Tenerife)

Mi primer viaje sola

Tras un tiempo de soledad en mi nuevo apartamento de soltera, decidí que quería irme sola de viaje a algún lugar no muy lejos, pero tampoco muy cerca de España. Así que al final decidí que Tenerife podía ser un buen destino. Me busqué un hotel por Booking y a la aventura!

Recuerdo que antes de irme, sentía mucho miedo. Pero gracias a Julius, mi maestro de meditación y amigo, él me iba guiando y dándome ánimos para ir en confianza de que el universo, la vida, como queramos llamarlo. Me iba a dar lo que necesitaba en cada momento. Y así fué. Fué un viaje realmente mágico! Y a nivel espiritual e interno, me sentí super conectada. Este viaje me hizo creer y confiar en que no estamos solos y que hay algo más que nos cuida y nos protege. Me dió el apoyo para seguir viajando sola en otros tantos otros países.

Cuando llegué a la isla, tenía muchísima ilusión de ver esas playas de arena negra. Así que dejé la maleta en el hotel y allí que me fuí. Estando en una de las playas, me puse hablar con una chica. Me preguntó de dónde venía y qué hacía yo sola por allí. Es algo que mucha gente se sorprende cuando te ven viajando sola. Pues no suele ser común que una mujer viaje sola. La historia fué que la chica siguió hablándome y me empezó a decir sitios que podía visitar. Me sorprendió que supiera tanto, pues me daba muchos detalles de cada sitio. Así que al final le pregunté a qué se dedicaba y me dijo que trabajaba en una joyería, pero que había sido muchos años guía turística. Así que no pude encontrar a mejor persona que esta chica para recomendarme lugares hermosos para visitar.

Esa misma tarde, me fuí hacía la playa que esta en la foto. Playa de los jardines. Allí me encontré un hombre con su cerveza y tocando percusión con un djambe. Estaba super emocionado tocando, me sonrió, le sonreí y después de haberme comido una buena comida en uno de los bares de la costa, me cogió sueño y me retumbé hacer un poco de siesta con el sonido del djambe de fondo. Cuando me desperté, el hombre seguía tocando super entregado. Me hizo reír y empezó hablar conmigo. Hablando con él me dí cuenta de lo que hablan los hombres en Tenerife. Dios mio no callaba!! jajaja

Una de mis ilusiones de ir a Tenerife era tirarme con Parapente, mi padre lo practicaba cuando yo era una niña y siempre me quedé con las ganas de haberme tirado con él. Y otra vez, otra casualidad. Ese hombre había estado tirándose en Parapente durante muchos años, y por una lesión tras una caída tuvo que dejarlo. Me dió el contacto de su profesor y amigo para que me pusiera en contacto con él. Y así lo hice, le llamé y al final de mi semana en la isla mágica me tiré con él en Parapente. Con otra casualidad, que él también era Osteópata y yo en ese momento estaba estudiando Osteopatía...

Tantas y tantas coíncidencias me ocurrieron en este viaje que empecé a entender que no podían ser sólo coincidencias. Pues realmente todos los personajes que iban apareciendo durante el viaje eran un reflejo de mi vida y de mi en ese momento. Cada uno me llevaba a vivir un momento que me conectaba con otro...Y así hasta que casi me quedo en la isla. Pues no tenía ningunas ganas de volver a casa. Había sido una experiencia super bonita que me había vuelto a conectar conmigo misma y a confiar en la vida.